Sally, la ballena feliz Cuentos Para Niños


Había una vez una ballena llamada Sally, a la cual le encantaba jugar en el agua. Un día, estaba jugando en el agua y de repente se topó con la arena, cayendo desplomada delante de unas niñas que fueron al mar con sus padres.
Las niñas, al verla dijeron:
-¡Vamos a llamar a nuestros padres!
y toda la gente que se enteró de la noticia se acercó para ayudar a que la ballena se pudiera meter de nuevo en el mar.


Unos helicópteros llegaron para ayudar a Sally, pero ella, al no entender nada y estar desesperada, se movía mucho y sólo se hundía más y más en la arena.
Entonces, los hombres al ver que cada vez se hundía más, la ataron muy bien al helicóptero y la elevaron por el aire hasta poder dejarla en el mar.

Sally, la ballena feliz,  Cuentos para Niños

Sally, al sentir de nuevo el agua, se metió muy feliz en ella, y la gente pudo ver cómo se elevaba lo más alto que podía, y en las nubes, brincó y brincó a modo de agradecimiento con las personas que tanto la ayudaron para que pueda salir hasta llegar a lo más profundo del mar, donde vivió con su familia muy feliz por siempre.


Sigue leyendo un nuevo post en Cuentos y Fábulas: Aladino y la Lámpara del Genio

Moda – También, ¡pero Que Sea Atemporal!

Vestirse a la moda ya no es tan fácil como antes. Las tendencias cambian varias veces por año, los estilos vienen, van y aparecen de nuevo. Seguirlas puede ser agotador. ¿No existe una salida de este círculo?

Si, existe. Por lo menos en el sector de la moda clásica para caballeros.Y no debería ser ningún ignorante si de moda se trata. La idea es simple: Los que tienen estilo no están obligados a seguir a todas las modas.

Esto ya empieza con la camisa.es decir las ropa al por mayor. Los que tienen barba oscura no deberían llevar puesto justamente camisas en celeste o en lila claro. Estas hacen que los pelitos de barba llamen más la atención. Y uno pierde mucho del efecto si la camisa y la corbata tienen colores demasiado similares. Esto puede aparecer bien todavía en alguna ocasión festiva si se trata de corbatas claras de color champagne o blancas, pero en el mundo del trabajo está cerca del desastre. En este caso, la corbata debe ser algo más oscura que la camisa. Tambien se sirve como los vestidos de noche por mayor.


El traje tampoco debería ser elegido solo de acuerdo a la moda, sino también de acuerdo a la estatura del cuerpo. Puede usar las joyas de acero para lucir la moda.Si Usted es realmente muy alto y delgado, debería tratar de acentuar las líneas horizontales. Esto puede ocurrir, por ejemplo, con un cinto más claro, bocamangas en el pantalón o una solapa de traje oblicua. También los trajes cruzados – aún cuando han sido declarados muertos varias veces – forman un buen contraste a la apariencia alta del cuerpo, debido a sus diagonales. Unos relojes baratos tambien le ayudaran.


En cambio, si Usted es bajo: No use nada que desordene su línea vertical. La solapa debería estar aproximadamente en la altura de la parte alta del pecho, un traje con un color único es mejor que una combinación. Pero la herramienta más importante en este caso es la corbata. Si prefiere ser mas lujoso , la recomendacion es llevar joyas de plata por mayor.

Solo por su posición que va de arriba hacia abajo, constituye la línea vertical por antonomasia y lo puede alargar ópticamente por un par de centímetros.

No todas las modas sientan bien a todos. No todas las modas son de buen gusto. Las bisuterias y ropas combinan diferentes estilos.Pero el que tiene en cuenta a su estilo, a su cara y a su estatura, siempre estará bien vestido.

La Masita de Pan Fea

Hubo una vez una abuelita llamada Julieta, a la cual le encantaba hornear pastelitos, los hacía de todos los estilos y gustos. Un día le sobró un poco de masa y decidió hacer unos panecitos, la primera y segunda masa eran grandes, y cuando iba a hacer la tercera se dio cuenta que le quedaba muy poca masa, por lo que hizo una masita muy chiquita.

la masita de pan fea, cuentos infantiles

De repente, las masas grandes comenzaron a reírse de la más chica, diciéndole que era la masa más chica que nunca habían visto.
-Jajaja, nunca crecerás masa chiquita" le decían repetidas veces, por lo que la masa pequeña comenzó a llorar
Ella quería llegar a ser un pancito grande y rico y les pidió que dejaran de burlarse de ella.

Un rato después, llegó Julieta la abuelita a poner las masas en el horno, lo puso a calentar y listo. Las masas empezaron a cocinarse, cuando de pronto las masas grandes no crecieron sino que se pusieron quemadas y feas, mientras que la chiquitita comenzó a crecer y crecer ¡cada vez más! se veía hermosa.

la masita de pan fea, cuentos para niños

Cuando la abuelita sacó los panes del horno vio que dos de ellos estaban feos y quemados, y el más rico y grande de los panecitos era la que había sido la masa chiquita.
Entonces, la masita que ahora era un pan tan grande y rico dijo:
-Soy un panecito feliz ahora que soy grande, y nadie se burla de mí, mientras que las otras masas grandes y feas lloraban.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.


Sigue leyendo una nueva historia en CUENTOS Y FÁBULAS: La Bella Durmiente

Gonzalo y su vida austera


Gonzalo fue un niño que siempre tuvo todo desde pequeño, las mejores cosas de las marcas más reconocidas, no había nada que le faltara. En vacaciones, su familia visitaba los lugares más caros de la ciudad presumiendo de su coche, barco y todo el dinero que tenían.

Gonzalo siempre tenía muy buenas vacaciones, cuentos para niños

Pero, cuando creció y cumplió 15 años, Gonzalo se cansó de esa vida que tenía, distanciándose del mundo que le rodeaba, donando su ropa a las personas necesitadas y, en las vacaciones, les dijo a sus padres que ya no quería pasear más en barco.

Sus padres, visto su comportamiento, pensaron en internarlo, y durante tres años, hasta cumplir los 18 años, Gonzalo estuvo internado en un colegio alejado de la ciudad, al que sus padres acudían sólo en verano y Navidad para llevarle regalos caros.

Gonzalo guardó todos los regalos de sus padres, llenando tres maletas con cosas para donar que, cuando cumplió la mayoría de edad, pudo regalar a quienes más lo necesitaban.

Gonzalo recibía regalos caros, cuentos infantiles

Todo ese lapso ayudó a que Gonzalo forme una personalidad fuerte y empática, para poder avanzar en el camino de la autosuperación. Se convirtió en un hombre austero, que se preocupaba por los demás y su vida. Como era de esperar, se alejó de su familia controladora, viviendo en un pequeño piso, vistiendo sencillo. Cada día, Gonzalo se iba feliz al trabajo.

Luego de un tiempo, se topó en la calle con dos señores mayores, ambos con sombreros y pidiendo una limosna. Al ver que lloraban, les prestó más atención y se dio cuenta que eran sus padres, quienes parecían no reconocerlo. Gonzalo se sintió muy mal al ver cómo sus padres pasaron de tenerlo todo a quedarse en la calle.

Con suma amabilidad y cortesía los llevó a su casa, donde les dio ropa, comida y un lugar para dormir. Tras volver de su trabajo corriendo para disfrutar de sus padres, se encontró con una nota que decía:

Los papas de Gonzalo, cuentos para niños

"Querido Gonzalo, estando mejor gracias a ti te escribimos esta nota de agradecimiento por todo lo que has hecho por nosotros y que nadie había hecho. Quisiéramos poder devolver tu gesto, pero no conocemos otra manera y preferimos guardarnos el momento en el que nos reconociste y ayudaste, a pesar de haber sido malos padres. Nos alegramos mucho de que seas mejor persona, siempre te hemos amado y siempre lo haremos. Mamá y papá".

Esa carta hizo que Gonzalo no parara de llorar, al ver que sus padres, tarde pero seguro, aprendieron a ser buenos padres, valorándolo como hijo y aceptando sus errores de pasado. Gonzalo y su vida austera quedaron marcados para siempre, llegando a ser la persona más feliz del mundo.


Sigue leyendo un nuevo cuento para niños: La Tortuga y la Liebre

ALADINO Y LA LAMPARA DEL GENIO cuentos para niños


En un lejano país vivía un niño llamado Aladino con su Madre, eran muy pobres y apenas si tenían para comer.

Un buen día se acerco un Extranjero y le dijo a Aladino:
- ¿Quieres una moneda de plata a cambio de un pequeño favor?

Aladino, cuento infantil

Aladino acepto la moneda, ya que les ayudaría en casa y acompaño al misterioso acompañante por el bosque.
Después de andar un rato se detuvieron frente a una roca que tenía una pequeña abertura.
El extranjero le dijo a Aladino:

-Quiero que entres por la raja de esa cueva, ya que yo soy muy grande y no puedo pasar por ahí.
Una vez dentro tienes que traerme mi lámpara de aceite y no toques nada más.

-De acuerdo, contestó Aladino que se encamino hacia adentro de la cueva.

A Aladino le daba un poco de miedo aquel extranjero que siempre hablaba con una voz muy fuerte, pero con la moneda de plata podrían comprar mucha comida, por lo que le hizo caso y empezó a buscar la lámpara de aceite.

La lámpara estaba al principio de la cueva, pero cuando la agarró y miro a su alrededor pudo descubrir sorprendido que toda la cueva estaba llena de monedas de oro y otras piedras preciosas.

Aladino y la Lámpara Mágica, cuentos para niños

Entonces el extranjero le gritó desde fuera:
-¡Vamos rápido, traeme mi lámpara!

Cuando Aladino estaba saliendo por la raja, el extranjero agarro la lámpara y empujo a Aladino adentro de la cueva.
Mientras Aladino se caía pudo agarrar la lámpara y quedarse con ella. También se le cayo un anillo al extranjero dentro de la cueva. Este le volvió a gritar.
-¡Tengo que irme rápidamente, te encerraré en la cueva y te quedarás ahí para siempre!

Aladino se quedó casi a oscuras y con mucho miedo de no poder salir. De repente vió como el anillo estaba brillando.
-¿Será un anillo mágico?, penso Aladino.
Lo cogió y se lo puso en uno de sus dedos. Entonces dijo con los ojos cerrados:
-Quiero volver a casa.
Cuando abrió los ojos se encontró de nuevo en su casa junto a su madre, a la que le contó toda la historia.

-Bueno, has perdido la moneda, pero al menos tenemos esta vieja lámpara de aceite, dejame que voy a sacarle brillo, dijo su mama.

De repente apareció un Genio de la Lámpara.
-Soy el Genio de la Lámpara y te concederé tus deseos.
-Queremos comer bien todos los días contestó Aladino, y desde entonces no volvieron a pasar hambre ningún día más.

La lámpara mágica de Aladino

Aladino creció y se convirtió en un joven fuerte y guapo. Un día estaba dando un paseo por el mercado cuando vió a la hija de Sultan. Con una sola mirada se enamoró de aquella joven que se llamaba Halima.

Fue rápidamente a contarselo a su madre. Esta le dijo:
-Iré a pedirle la mano de su hija al sultan. Le diremos al genio que nos cree un cofre de joyas como regalo.

El Sultán le contestó a la madre de Aladino:
-Si de verdad quiere la mano de mi hija tendrá que traerme 40 caballos cargados con 40 cofres de oro.

La madre de Aladino volvió a casa y le pidió al Genio otro nuevo deseo.
De esta forma Aladino pudo presentarse en el palacio con estos nuevos regalos.
Un poco de tiempo después, Aladino se casó con Halima, la hija del Sultán.

Aladino y la Lámpara Mágica, cuentos infantiles

Mientras todos eran felices, un día apareció un brujo disfrazado de mercader que cambiaba lámparas nuevas por viejas y Halima que no conocía el secreto de la lámpara de Aladino le entrego la Lámpara Mágica.

El brujo la froto e hizo que apareciera el Genio.
-Genio, te ordeno que mandes muy lejos a Aladino, que el Palacio sea mio y que Halima sea mi esposa.
El Genio hizo todo lo que el brujo le ordeno.

El cuento de Aladino

Aladino tardó varios meses en volver hasta el Palacio, pero por el camino se detuvo ante un mercader para comprar un poderoso veneno.

Cuando llegó al Palacio pudo hablar en secreto con su amor Halima y le entrego el veneno.
Esa noche Halima echó el veneno en la comida del brujo que cuando se la comió cayó fulminado.

Aladino, cuentos para niños

Halima y Aladino pudieron rescatar la Lámpara del Genio y todos volvieron a ser felices de nuevo.
Para celebrarlo, organizaron una gran fiesta junto al Sultán e invitaron todas las personas del reino.


Y colorín colorado, el cuento de Aladino se ha acabado.


Sigue leyendo en Cuentos y Fábulas: El Zapatero y los Duendecillos


Blancanieves y los 7 enanitos, cuentos para niños


Hace muchos años, en un reino muy, muy lejano, vivían unos reyes con su hija llamada Blancanieves. Cuando la madre de Blancanieves murió, el Rey volvió a casarse con otra mujer.

La nueva Madrastra de Blancanieves, aunque era muy bonita, también era muy malvada y orgullosa.

Cuando pasaron unos meses, el padre de blancanieves se puso enfermo y también murió, por lo que Blancanieves se quedó sola con su Madrastra.

Blancanieves y los 7 Enanitos, fábulas infantiles

La Madrastra nunca se preocupaba por Blancanieves y siempre estaba con sus vestidos, sus perfumes y con un espejo que tenía que era muy especial, ya que se trataba de un Espejo Mágico.

Todas las mañanas, la Madrastra preguntaba al espejo mágico:
-Espejito, espejito, quien es la mas guapa del reino.
A lo que el espejo contestaba:
- Tu eres la mas guapa del reino, majestad.

Fueron pasando los años y la reina seguía preguntando a su espejo todas las mañanas.
Pero una de estas mañanas, el espejo le contesto algo nuevo a la Reina:

-Vos sois muy bella mi Reina, pero vuestra hija Blancanieves es más bella que tu.

La Reina se puso muy enojada y echaba chispas por los ojos, se puso a gritar como una loca. No podía soportar que hubiera alguien en el reino más bonita que ella.

La Reina mandó llamar al mejor cazador del reino y le ordenó que llevará a Blancanieves al bosque para matarla y que le trajera su corazón.

Blancanieves y los siete enanitos, cuentos para niños

Una vez que llegaron al bosque Blancanieves y el cazador, este le contó lo que le había ordenado hacer su madrastra y le dijo que se fuera muy lejos y que no volviera nunca.
Lo que hizo el cazador fue matar un cervatillo y llevarle su corazón a la Reina.
Cuando la Reina lo recibió se puso muy contenta.

Mientras, Blancanieves se fue andando hacia el interior del bosque, llorando porque no entendía que su Madrastra quisiera matarla.
Cuando ya estuvo muy cansada de andar encontro en el medio del bosque una casita hacia la que se dirigió.

Llamó a la puerta pero nadie salió, por lo que la empujó y entró dentro. Empezó a ordenar un poco las cosas y descubrió que había siete sillas, siete platos, siete vasos y siete camas.
¡Pero todo era muy pequeño!
Como estaba tan cansada, se quedó dormida encima de las siete camitas.

Los 7 Enanitos de Blancanieves

Pasado un buen rato llegaron los dueños de la casa, se trataba de 7 Enanitos que venía de trabajar de la mina.
Cuando la vieron durmiendo en la cama se sorprendieron mucho y exclamaron.
-¡Pero que guapa es!

Con el ruído, Blancanieves se desperto. Entonces les contó a los 7 Enanitos lo que había sucedido y estos la invitaron a quedarse a vivir con ellos.
Blancanieves aceptó la invitación y asi fue pasando el tiempo.

Blancanieves y los 7 Enanitos, cuentos para niños

Un día, la Madrastra volvió a preguntar al Espejo Mágico:
-Espejito, espejito, ¿quien es la mas guapa del reino?
-Vos sois muy guapa, pero la más guapa es Blancanieves que vive en el bosque con los 7 Enanitos.

La Reina enfureció y ella misma se encargó de deshacerse de Blancanieves.
Se disfrazó de anciana y se adentró en el bosque hacia la casa de los enanitos con una manzana que estaba envenenada.
Llamó a la puerta de la casa y abrió Blancanieves que no la reconoció. La Madrastra disfrazada de anciana le regaló la manzana.
Cuando Blancanieves la mordió se cayó al suelo desmayada.

Blancanieves y los 7 Enanitos, fábulas

Al rato llegaron los 7 Enanitos que la encontraron en el suelo. Estos empezaron a llorar pensando que estaba muerta y la colocaron en una urna de cristal y la llevaron al bosque.

Por el camino se los encontró un Principe de otro reino, que al verla tan hermosa a Blancanieves le dió un beso y un abrazo.
Al apretarla, Blancanieves lanzó un trozo de manzana que se le había quedado en la garganta, mientras tosía.
Blancanieves sonrió y le dió las gracias al Principe que la había salvado.

Blancanieves y los 7 Enanitos, cuentos infantiles

Entonces el Principe le pidió que se casara con ella. Blancanieves aceptó y se fueron a vivir felices y a salvo para siempre a su reino.

Los 7 Enanitos también fueron a la boda de la nueva reina Blancanives y todos fueron felices para siempre.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.



Sigue leyendo ahora en Cuentos y Fábulas: La Cenicienta