Los 4 duendes que pescaban juntos


Había una vez 4 duendes que pescaban, y lo hacían siempre a la mañana temprano. Cada madrugada se levantaban e iban a pescar a su muelle preferido.

Una mañana uno de los duendes, el duende azul, se encontró con un par de pájaros y les construyó un nido, y los comenzó a cuidar desde ese día, dándoles de comer y acompañándolos a todos lados. Se querían mucho y se hicieron grandes amigos.

Cuentos infantiles, los 4 duendes pescadores

El duende más pequeño encontró una cuchara, y desde ese momento la utilizaba para cocinar y cada comida que hacía le salía más y más rica, y nunca necesitaron comida. Cuidaba mucho su cuchara y nunca la perdía.

Antenitas, la duende mujer, se encontró una vez un zapato que se le había perdido hace mucho tiempo en el mar y ahora, con sus dos botas, prometió no perderla jamás por lo que la llevaba consigo a donde fuera.

El duende restante, el más gordito, nunca paraba de comer, y comía lo que le cocinaba el más chico. Una vez, se encontró un bichito de luz y le armó una jaula para que se iluminara de noche. Durante el día, salía a pasear y jugar.

Los duendes pescadores, cuentos para niños

Con todas las cosas que se encontraron los duendes que pescaban, vivieron felices, y por eso las cuidaban con mucho esmero y cariño.


Sigue leyendo un nuevo cuento infantil en Cuentos y Fábulas: El Patito Feo

La niña que brillaba tanto como el sol

CUENTOS INFANTILES

La Niña Que Brillaba Tanto Como El Sol


Existió una vez una niña pequeña que tenía los ojos celestes como el cielo y el cabello claro como el sol.

Era tan hermosa que hasta el mismo sol se ponía feliz de verla. La niña tenía todo lo que una pequeña podía desear. Pero había algo que la entristecía mucho: no poder hacer nada.

Niña tímida, cuentos infantiles

La niña pensaba que no servía para nada, que no podía hacer nada. Como ella vivía desde dentro y para dentro, era invisible para los ojos ajenos, quienes la ignoraban.
Cada vez que quería decir algo, se le hacía un nudo en la garganta y no le salía la voz, por más que lo intentara. El no poder hacía que se acumule una rabia dentro de ella, aunque no se daba cuenta.

Ni su familia se daba cuenta, quienes creían que sólo era muy callada.

Pasaban los días, y la hermosa niña sobrevivía por medio de su imaginación. No era extraño verla cantando sin ser escuchada, o hablando sola sin emitir sonido. Todas las canciones que cantaba las había inventado ella.

Al no poder comunicarse, aprendió a ser una persona sabia, a conocerse a sí misma, y a conocer a los demás, y cuando, finalmente un hada buena y generosa, le concedió el deseo de hablar, cantar y poder expresarse, ayudó a las demás personas a conocerse.

Cuentos para niños

La moraleja es que las personas que ignoramos o resultan indiferentes para nosotros algún día pueden ser nuestras maestras, por lo que no hay que juzgar por apariencias.


Sigue leyendo un nuevo cuento para niños en CUENTOS Y FABULAS: Blancanieves y los 7 Enanitos

Sally, la ballena feliz Cuentos Para Niños


Había una vez una ballena llamada Sally, a la cual le encantaba jugar en el agua. Un día, estaba jugando en el agua y de repente se topó con la arena, cayendo desplomada delante de unas niñas que fueron al mar con sus padres.
Las niñas, al verla dijeron:
-¡Vamos a llamar a nuestros padres!
y toda la gente que se enteró de la noticia se acercó para ayudar a que la ballena se pudiera meter de nuevo en el mar.


Unos helicópteros llegaron para ayudar a Sally, pero ella, al no entender nada y estar desesperada, se movía mucho y sólo se hundía más y más en la arena.
Entonces, los hombres al ver que cada vez se hundía más, la ataron muy bien al helicóptero y la elevaron por el aire hasta poder dejarla en el mar.

Sally, la ballena feliz,  Cuentos para Niños

Sally, al sentir de nuevo el agua, se metió muy feliz en ella, y la gente pudo ver cómo se elevaba lo más alto que podía, y en las nubes, brincó y brincó a modo de agradecimiento con las personas que tanto la ayudaron para que pueda salir hasta llegar a lo más profundo del mar, donde vivió con su familia muy feliz por siempre.


Sigue leyendo un nuevo post en Cuentos y Fábulas: Aladino y la Lámpara del Genio

Moda – También, ¡pero Que Sea Atemporal!

Vestirse a la moda ya no es tan fácil como antes. Las tendencias cambian varias veces por año, los estilos vienen, van y aparecen de nuevo. Seguirlas puede ser agotador. ¿No existe una salida de este círculo?

Si, existe. Por lo menos en el sector de la moda clásica para caballeros.Y no debería ser ningún ignorante si de moda se trata. La idea es simple: Los que tienen estilo no están obligados a seguir a todas las modas.

Esto ya empieza con la camisa.es decir las ropa al por mayor. Los que tienen barba oscura no deberían llevar puesto justamente camisas en celeste o en lila claro. Estas hacen que los pelitos de barba llamen más la atención. Y uno pierde mucho del efecto si la camisa y la corbata tienen colores demasiado similares. Esto puede aparecer bien todavía en alguna ocasión festiva si se trata de corbatas claras de color champagne o blancas, pero en el mundo del trabajo está cerca del desastre. En este caso, la corbata debe ser algo más oscura que la camisa. Tambien se sirve como los vestidos de noche por mayor.


El traje tampoco debería ser elegido solo de acuerdo a la moda, sino también de acuerdo a la estatura del cuerpo. Puede usar las joyas de acero para lucir la moda.Si Usted es realmente muy alto y delgado, debería tratar de acentuar las líneas horizontales. Esto puede ocurrir, por ejemplo, con un cinto más claro, bocamangas en el pantalón o una solapa de traje oblicua. También los trajes cruzados – aún cuando han sido declarados muertos varias veces – forman un buen contraste a la apariencia alta del cuerpo, debido a sus diagonales. Unos relojes baratos tambien le ayudaran.


En cambio, si Usted es bajo: No use nada que desordene su línea vertical. La solapa debería estar aproximadamente en la altura de la parte alta del pecho, un traje con un color único es mejor que una combinación. Pero la herramienta más importante en este caso es la corbata. Si prefiere ser mas lujoso , la recomendacion es llevar joyas de plata por mayor.

Solo por su posición que va de arriba hacia abajo, constituye la línea vertical por antonomasia y lo puede alargar ópticamente por un par de centímetros.

No todas las modas sientan bien a todos. No todas las modas son de buen gusto. Las bisuterias y ropas combinan diferentes estilos.Pero el que tiene en cuenta a su estilo, a su cara y a su estatura, siempre estará bien vestido.

La Masita de Pan Fea

Hubo una vez una abuelita llamada Julieta, a la cual le encantaba hornear pastelitos, los hacía de todos los estilos y gustos. Un día le sobró un poco de masa y decidió hacer unos panecitos, la primera y segunda masa eran grandes, y cuando iba a hacer la tercera se dio cuenta que le quedaba muy poca masa, por lo que hizo una masita muy chiquita.

la masita de pan fea, cuentos infantiles

De repente, las masas grandes comenzaron a reírse de la más chica, diciéndole que era la masa más chica que nunca habían visto.
-Jajaja, nunca crecerás masa chiquita" le decían repetidas veces, por lo que la masa pequeña comenzó a llorar
Ella quería llegar a ser un pancito grande y rico y les pidió que dejaran de burlarse de ella.

Un rato después, llegó Julieta la abuelita a poner las masas en el horno, lo puso a calentar y listo. Las masas empezaron a cocinarse, cuando de pronto las masas grandes no crecieron sino que se pusieron quemadas y feas, mientras que la chiquitita comenzó a crecer y crecer ¡cada vez más! se veía hermosa.

la masita de pan fea, cuentos para niños

Cuando la abuelita sacó los panes del horno vio que dos de ellos estaban feos y quemados, y el más rico y grande de los panecitos era la que había sido la masa chiquita.
Entonces, la masita que ahora era un pan tan grande y rico dijo:
-Soy un panecito feliz ahora que soy grande, y nadie se burla de mí, mientras que las otras masas grandes y feas lloraban.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.


Sigue leyendo una nueva historia en CUENTOS Y FÁBULAS: La Bella Durmiente

Gonzalo y su vida austera


Gonzalo fue un niño que siempre tuvo todo desde pequeño, las mejores cosas de las marcas más reconocidas, no había nada que le faltara. En vacaciones, su familia visitaba los lugares más caros de la ciudad presumiendo de su coche, barco y todo el dinero que tenían.

Gonzalo siempre tenía muy buenas vacaciones, cuentos para niños

Pero, cuando creció y cumplió 15 años, Gonzalo se cansó de esa vida que tenía, distanciándose del mundo que le rodeaba, donando su ropa a las personas necesitadas y, en las vacaciones, les dijo a sus padres que ya no quería pasear más en barco.

Sus padres, visto su comportamiento, pensaron en internarlo, y durante tres años, hasta cumplir los 18 años, Gonzalo estuvo internado en un colegio alejado de la ciudad, al que sus padres acudían sólo en verano y Navidad para llevarle regalos caros.

Gonzalo guardó todos los regalos de sus padres, llenando tres maletas con cosas para donar que, cuando cumplió la mayoría de edad, pudo regalar a quienes más lo necesitaban.

Gonzalo recibía regalos caros, cuentos infantiles

Todo ese lapso ayudó a que Gonzalo forme una personalidad fuerte y empática, para poder avanzar en el camino de la autosuperación. Se convirtió en un hombre austero, que se preocupaba por los demás y su vida. Como era de esperar, se alejó de su familia controladora, viviendo en un pequeño piso, vistiendo sencillo. Cada día, Gonzalo se iba feliz al trabajo.

Luego de un tiempo, se topó en la calle con dos señores mayores, ambos con sombreros y pidiendo una limosna. Al ver que lloraban, les prestó más atención y se dio cuenta que eran sus padres, quienes parecían no reconocerlo. Gonzalo se sintió muy mal al ver cómo sus padres pasaron de tenerlo todo a quedarse en la calle.

Con suma amabilidad y cortesía los llevó a su casa, donde les dio ropa, comida y un lugar para dormir. Tras volver de su trabajo corriendo para disfrutar de sus padres, se encontró con una nota que decía:

Los papas de Gonzalo, cuentos para niños

"Querido Gonzalo, estando mejor gracias a ti te escribimos esta nota de agradecimiento por todo lo que has hecho por nosotros y que nadie había hecho. Quisiéramos poder devolver tu gesto, pero no conocemos otra manera y preferimos guardarnos el momento en el que nos reconociste y ayudaste, a pesar de haber sido malos padres. Nos alegramos mucho de que seas mejor persona, siempre te hemos amado y siempre lo haremos. Mamá y papá".

Esa carta hizo que Gonzalo no parara de llorar, al ver que sus padres, tarde pero seguro, aprendieron a ser buenos padres, valorándolo como hijo y aceptando sus errores de pasado. Gonzalo y su vida austera quedaron marcados para siempre, llegando a ser la persona más feliz del mundo.


Sigue leyendo un nuevo cuento para niños: La Tortuga y la Liebre