La Gallinita Marcelina, más cuentos y fábulas infantiles


Nuestra amiga la Gallina Marcelina vivía en una granja con sus tres pollitos. En la granja también había un perrito que siempre estaba cansado, una gatita que era muy presumida y un cerdo que era un dormilón.

La Gallina Marcelina    cuentos para niños

Un día muy soleado, la mama les dijo a sus pollitos que fueran a dar un paseo, ya que andar y hacer ejercicio es muy sano.

-¡Mira mama lo que he encontrado en  el suelo! ¿Qué es?, dijo uno de los pollitos
-Eso son granos de trigo dijo su mama.
-¿Y qué podíamos hacer con ellos?
-Los granos de trigo se pueden plantar, pero tengo ahora mucho trabajo. Vamos a pedir ayuda a la gata.



Cuando llegaron, la gata estaba lamiéndose las uñas y peinándose.
-Señora gata, ¿podría usted ayudarnos a sembrar el trigo?, dijo Marcelina la gallina.
-Ni hablar, contesto la gata, podría romperme mis preciosas uñas con la tierra.
La gallinita se puso triste y fue a preguntarle a perrito.

-Señor perro, ¿sería usted tan amable de ayudarnos a plantar el trigo?
Le ayudaría, pero es que esta mañana he estado cazando y ahora estoy muy cansado y prefiero descansar.
La gallina Marcelina se volvió a poner triste y fue a pedir ayuda en esta ocasión al cerdo.

-Señor cerdo, hemos encontrado unos granos de trigo y nos preguntamos si podría ayudarnos a sembrarlos.
Entonces el cerdo los miró y mientras bostezaba les dijo:
-Esta noche no he dormido mucho y ahora sigo teniendo sueño. Entonces cerró los ojos y se quedó durmiendo otra vez.

La gallinita se alejó de los otros animales muy triste, ya que ella los había ayudado en muchas otras ocasiones.

La Gallina Marcelina    fábulas

Aunque tenía mucho trabajo que hacer, se puso a sembrar los granos de trigo junto a sus hijos con mucho esfuerzo, pero ilusionada.

Pasó el tiempo y el trigo creció, entonces la gallina Marcelina volvió a pedir ayuda a los otros animales de la granja para cortar el trigo, molerlo y después para hacer pan.
Ninguno de los animales le ayudó y tuvo que hacerlo todo ella sola junto a sus pollitos.

La Gallina Marcelina    cuentos infantiles

Entonces, cuando la Gallina Marcelina y sus hijos estaban sentados a la mesa y sacaron el pan del horno, este desprendió un olor exquisito.
La gata, el perro y el cerdo se acercaron corriendo a la mesa para comer.
La gallina Marcelina les dijo a todos.
-Este pan es para quien lo ha trabajado, para mis pollitos y para mí. Como vosotros no ayudasteis a trabajar, ahora no probaréis este delicioso pan.



Consigue aquí muchos más cuentos infántiles en este gran libro:


Sobre Antonio Ruz

Bloguero desde el año 2007 con varios sitios de diferentes temáticas que puedes encontrar en http://www.mundoblogs.es/
    Comentarios de Blogger
    Comentarios de Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario